Archives

Tagged ‘banca‘

Bombas de relojería

Esta es una de esas entradas que no sé cómo escribir. Lo que voy a contar no es nuevo, es sólo un caso entre muchos, y el discurso va a sonar ingenuo para muchos, demagogo para otros. Pero no lo es, o quizá sí, pero tengo que escribirlo de todas formas.

Este jovial y risueño señor es Josef Ackermann. El señor Ackermann es presidente y consejero delegado de Deutsche Bank, y además director del Instituto Internacional de Finanzas.  Aunque suena a institución seria y respetable, el IIF no es un instituto de nada: es el disfraz del lobby de los grandes bancos mundiales.

Al señor Ackermann le va bien. La semana pasada el Deutsche Bank anunciaba que en 2011 ha tenido un beneficio neto de 4.326 millones de euros, un 85,7% más que en 2010, y con la que está cayendo… Así que además de llevarse un bonus de 8 millones de euros, la BBC le ha entrevistado por crack. Y el señor Ackermann ha dicho varias cosas, pero yo voy a destacar dos: una, que ”si la desigualdad en la distribución de los ingresos o en la distribución de la riqueza se incrementa, podríamos tener una bomba de relojería social haciendo tic-tac, y nadie quiere que tengamos eso”. Y dos, que para evitarlo, los banqueros tienen la responsabilidad de ser filántropos con sus bonus.

Cambio de tercio. Estos son Paola y Marcelo. Viven con sus dos hijas en Alfafar, Valencia.  Hace unos años compraron allí un piso, mediante una hipoteca con el Deutsche Bank. El banco les ofreció, como a otros miles de inmigrantes, una hipoteca con avales cruzados: Paola avalaba a su hermana y ésta a Paola. Iban pagando sin problemas, pero en eso llegó la crisis, se acaba el trabajo, no pueden seguir pagando. El Deutsche Bank se queda con la casa, la subasta y se la adjudica a sí mismo a precio de ganga.  Y para terminar la jugada a Paola y Marcelo les reclama una deuda de “extra” de 70.000 euros por su piso.

Sus vecinos creen que esta situación es muy injusta. Vale, no han pagado y el Deutsche Bank se queda con la casa. Pero encima reclamarles una deuda de por vida… Así que están moviendo Frankfurt con Valencia para conseguir que el Deutsche Bank se conforme con quedarse con la vivienda, olvide la deuda, y alquile la misma vivienda a Paola, Marcelo y sus hijas a un precio asequible. No debe ser tan irracional: más de 88.000 personas en España apoyan su petición, y casi 1000 más en Alemania.

El otro día Paola y Marcelo se fueron al banco de Ackermann a entregarles un papelito dejando constancia de estos apoyos. Y mira por dónde, los banqueros temblaron. Cerraron las puertas, no dejaron entrar ni salir a sus clientes, y la única forma que tuvo Paola de entregarles el papel fue a través del quicio de la puerta.

Va a tener razón el señor Ackermann con lo de las bombas de relojería. Igual él y su banco deberían dejar de regalar piezas.

 

El oro de la solidaridad

 

Mientras nosotros pasamos el tiempo hablando de pepinos y diccionarios biográficos, el mundo sigue girando. La pasada semana Gervasio Sánchez, uno de los mejores fotoperiodistas de nuestro país, recogía de manos del Rey la Gran Cruz De Oro De La Orden Civil De La Solidaridad Social. Dejando aparte el puntito irónico que tiene el premiar la labor social con una cruz de oro, Gervasio se merece sin duda este galardón y muchos más, por una vida dedicada a mostrarnos lo que no nos gusta ver, el sufrimiento de la gente normal en las guerras, de Serbia a Colombia, pasando por Sierra Leona, y despertar con sus fotografías nuestra conciencia.

Durante 10 años Gervasio escuchó y retrató a las víctimas de las minas antipersona en la fantástica serie de libros ““Vidas Minadas”, con los que denunciaba la devastación y el coste humano que provocan estos artefactos que fabricaban nuestras empresas y autorizaban nuestros gobiernos. Tuve el privilegio de conocer a algunos de sus protagonistas en Madrid, y aprender de Adis, de Sofía y de Sokheurm mucho sobre la valentía.

Os recomiendo que leáis el breve y directo discurso con el que agradecía su condecoración, donde apunta con la más potente de las armas, la palabra, a compañías y gobiernos –incluido el nuestro- que siguen contribuyendo al gran negocio de la guerra. Pero no son sólo ellos: nuestro dinero, el tuyo y el mío, también contribuye a fabricar armas que matan a civiles. Que sí, que sí: según Human Rights Watch,las bombas de racimo utilizadas en Libia hace algunas semanas fueron fabricadas por Instalaza, empresa española con sede en Madrid. Y a Instalaza la financiaron 8 bancos españoles, la gran mayoría cajas de ahorro.

La ONG Setem denuncia con su campaña Banca Limpia: somos clientes no cómplices a éstos y otros bancos españoles que han aportado casi 2.000 millones de euros a 19 empresas fabricantes de armas

Así que os propongo un regalo para Gervasio: que que apoyéis y difundáis esa campaña, y que os penséis dos veces a qué banco confiáis vuestro dinero. Seguro que le gusta más que la cruz de oro.

¿Quién manda aquí?

Desde hace algunos meses me hago una tila antes de ponerme a leer las noticias del día, pero hay días en los que lo que se necesita es una botella de orujo. Ni centollos ni nada, eso me voy a traer de Galicia estas navidades.

En fin, que he llegado a casa y me he puesto a ojear las webs de noticias. Y he empezado por el principio, El País. Y resulta que la OCDE pide retrasar la edad de jubilación en España más allá de los 67 años. Y no contenta, pide subir el IVA y los impuestos especiales para reducir el déficit. Y de regalo propone endurecer el régimen de las pensiones de viudedad. Menos mal que “el Gobierno responde que no es necesario”.  En fin. La tesis de la OCDE es que hay que “reducir la generosidad de las prestaciones en relación con las contribuciones”. Imagino que esta no es la OCDE del Desarrollo en Europa que yo conocía, debe ser otra, la Organización de Capullos por la Destrucción de la Europa social, o similar.

En fin, sorbito de tila y giro a la derecha, a ver qué cuentan. Pues sí:  ”La crisis hunde el crédito a familias y empresas entre un 50% y un 70% “.  Qué manía  la de la gente de pedir prestado dinero, tú.  No se dan cuenta de que si se lo prestáis pasan cosas como ésta: el Santander pasa al segundo puesto como el banco europeo que más gana.  Menos mal que nuestros bancos se mantienen firmes, ya lo decía mi abuela: contra el vicio de pedir hay la virtud de no dar.

Se me ha acabado la tila, así que me paso rápidamente al inexistente centro. El Periódico no ayuda. Resulta que Moody’s amenaza con rebajar la deuda de 30 bancos españoles, y además ha avisado de que podría revisar a la baja la nota del Instituto de Crédito Oficial (ICO), así como los depósitos, de la deuda subordinada y de las emisiones de las citadas entidades garantizadas por el Estado. Ya puestos a rebajar podían aprovechar y rebajarles los sueldos a los directivos.  O el precio del tabaco, que a algo hay que agarrarse.

Ante la escasez de tila y mis miradas lascivas hacia la botella de Brugal que tengo en estantería, decido dejarlo por hoy. Pero antes de que pueda cerrar la página, maldita sea, otro titular captura mi atención: El juez solo logra embargar 631 euros a Díaz Ferran para responder de Marsans. Marta, querida, perdónale a este pobre hombre los 2.000 euros queperdiste con los billetes de Air Comet de hace un par de Navidades, ¿no ves que él está peor que nosotras?

Ya sé que repito vídeo, pero es que hay cosas que hay que escucharlas muchas veces.


Causas y efectos

Desesperación.

(De desesperar).

1. f. Pérdida total de la esperanza.

2. f. Alteración extrema del ánimo causada por cólera, despecho o enojo.

Maria me ha hecho un llamamiento para que vuelva, y vuelvo. Las últimas semanas han sido una locura, pero en estas vacaciones pretendo recuperar el tiempo perdido.

Desde la semana pasada le vengo dando vueltas a esta noticia: “Un albañil mata a sus dos jefes y a dos empleados bancarios en Olot”. Pere Puig era desde hace más de 20 años el albañil de confianza de la empresa construcción de la familia Tubert. Tenía 10 euros en su cuenta corriente, algunas deudas, la empresa le debía 2.000 euros y creía que podría perder su trabajo. Y fue demasiado. Planificó el asesinato de 6 personas, incluidos sus jefes y varios empleados de su banco. Armado de su escopeta de caza, consiguió matar a 4. Ojo, nada más lejos de mi intención el excusar esta conducta, ni mucho menos justificarla. Fue un asesinato a sangre fría, y es sin duda el momento de estar con la familia de las víctimas.

Pero esta tragedia me ha hecho pensar mucho sobre las consecuencias de la crisis, el desempleo, el miedo, la rabia, la desesperación, las armas.  Y espero que alguien más piense en ello, y haga algo. Y ese algo no es destrozar el sector turístico con huelgas encubiertas, retrasar la edad de jubilación, eliminar pagas, ni hacer voluntaria la cotización a las cámaras de comercio (que va a provocar su fin, con los despidos consiguientes).  Lo que se necesita es un Algo que cuide a las personas y les proporcione lo que más necesitan en estos momentos:  Esperanza.

Por ahora, sólo la Loterías y Apuestas del Estado parece haberlo conseguido, pregúntenle a Doña Manolita.

Escuchad este audio.

Rojo esperanza

Mucha gente habrá oído hablar de “Dani el rojo”, Daniel Cohn-Bendit.

Apátrida primero, ciudadano europeo después. Anarquista, mayero del 68, escritor, eurodiputado europeo, esperanzador insaciable. Sólo él puede conseguir transformar una gris sesión del Parlamento Europeo en un ágora de verdades rojas como puños.

Sé que seguramente ya lo habréis visto, sé que ya no es actualidad, sé que no es un anuncio de Villa. Pero también sé que son pequeños momentos como estos, que no salen en las noticias, los que valen la pena. Los que muestran que no todos los políticos son iguales, que se puede y se debe pensar diferente, que hay esperanza.

Y vayan las gracias a mi amiga Encina por compartir a Daniel conmigo.