EL conejo catatónico

EL conejo catatónico

Catatónico. Dícese del estado de este blog durante los últimos meses.

Lo confieso: he dejado de fumar, después de 17 años. Se dice pronto, pero cuesta. Así que he cambiado la adicción al tabaco por otra adicción inmediata, la adicción a Twitter. Primero fue Túnez, después  Egipto, después Bahrein, ahora Libia. Y en medio, la #leysinde y el #nolesvotes, la pequeña contribución española a esta revolución mundial. Más allá de la defensa de la democracia real y los derechos humanos, lo que realmente me apasiona de todos estos movimientos es el poder de las personas, su energía, su fuerza, el ejemplo real de que las personas pueden cambiar las cosas, aunque a veces les cueste la vida. En fin, apasionada estoy, siguiendo a Dima Khatib, Arabrevolution, Javier de la Cueva y tantas otras personas.

Un día antes de dejar de fumar empecé 2011  en la Puerta del Sol, comiéndome las uvas, por primera y última vez, delante del reloj. Nada especial: las campanadas no se oyen, y al terminar, como estamos en crisis, ni fuegos artificiales ni nada. Pero hay que hacerlo una vez en la vida. Y como no me gustó mucho, repetí: el año nuevo chino (para ellos acabamos de empezar el año  4707) me pilló en Oxford, con compañeros asiáticos, que me explicaron que este año es el año del conejo de metal. Tradicionalmente el año del Conejo es una año tranquilo, que se asocia con la diplomacia y el mantenimiento de la paz. Pero visto lo visto desde el 25 de enero, el conejo este año debe andar catatónico, como mi blog.

Un Comentario

  • Maria on feb 25, 2011

    Bueno Mille, catatónico no es muerto, aún hay esperanza. Como tú misma nombras mira a oriente medio-próximo, parecía catatónico también y hay que joderse que despertar¡
    Será que me echabas de menos?
    Siempre en la linea de batalla, no te olvides, si no….quién iba a dar caña?

    María.

Deja un comentario