Archives

General

Yo no te pido la luna

foto: hannah schildt

Mucho se ha hablado estos días del llamado movimiento #15m. Mientras siguen acampados esta semana, creo que es importante animarles a definir objetivos claros y razonables, y las estrategias para conseguirlos. Somos muchas y muchos los que estamos deseosos de pasar a la acción, ahora que ya se ha debatido mucho. Entre las propuestas que se han generado estos días hay peticiones razonables, que sólo necesitan suficiente voluntad política por parte de los grupos parlamentarios. A generar esa voluntad política es a donde yo creo que deben dirigirse los esfuerzos y la energía, para pasar de las palabras a los hechos, llevando en paralelo, por qué no, el sano espacio de debate a los barrios.
Estas son las propuestas que, a mi modesto entender,  son más viables a corto plazo si sabemos impulsarlas. En primer lugar, la propuesta base: la reforma de la Ley electoral, para que todos los votos de todos los ciudadanos, vivan donde vivan, valgan lo mismo. Lo que servía para 1977 no vale para 2011. Necesitamos un sistema que, como ocurre en otros países, acerque a los ciudadanos a sus representantes. José Bono lo ha expresado muy bien “debería ser más eficaz llevarse bien con quien vota las candidaturas que con quien las confecciona”. Ya hay muchas propuestas encima de la mesa, desde las listas abiertas a la limitación de mandatos, pasando por la financiación de las campañas. Sólo hay que abrir los ojos y los oídos, montar una buena comisión de trabajo con grupos políticos y participación de la sociedad civil y mejorar una ley obsoleta.

La regeneración política debe empezar por algo tan sencillo como aprobar una ley de acceso a la información pública. Tenemos el dudoso honor de ser uno de los cuatro países de la UE que no cuentan con este tipo de ley, y el borrador que el gobierno tiene guardado en un cajón es malo. Excusas como que el calendario legislativo está muy lleno no valen: cambien sus prioridades y pongan la transparencia lo primero. Y beban de otras leyes europeas e iberoamericanas: no hay que inventar la rueda. La ciudadanía tiene derecho a saber en qué se gasta su dinero, con qué lobbies (ONGs incluidas) se reúnen los políticos o los jueces, o cuántos coches oficiales, cuáles y a quién se han comprado este año.

Pero los debres no son sólo para el gobierno. El sector privado tiene un rol importantísimo en la creación de empleo y desarrollo de una sociedad más justa. Den la cara. Las grandes empresas pueden y deben hacer público el informe de los impuestos que pagan en todos los países en los que operan, así como las retribuciones de sus directivos. Los bancos deben cumplir su parte del contrato social: faciliten créditos a autónomos y PYMES, comprométanse firme y públicamente a abandonar la inversión en paraísos fiscales. Abrirse a la ciudadanía no puede traerles más que beneficios.

No es poco, pero tampoco es para tanto. Si se quiere, se puede. Muchas personas están dispuestas a poner propuestas encima de la mesa, la cuestión es si las fuerzas políticas están dispuestas a sentarse con ellas y remangarse para construir juntas una sociedad mejor. Si no es así, que lo digan bien clarito, para que sepamos a qué atenernos y dónde acampar.

 

 

Pluriempleo bloguero

 

foto: Hannah Schildt

Hace semanas que no actualizo el blog, porque  el poco tiempo libre que tengo lo he utilizado para escribir un par de entradas en el blog 3500 millones de El País, que coordina el compañero Gonzalo Fanjul.

Aquí os dejo los enlaces por si queréis echarles un vistazo:

– Hoy mismo, “Y ganó el 15M” , con mis impresiones sobre los resultados de las elecciones y el futuro de este movimiento.

– Hace un par de semanas, a partir del caso de Uganda, escribía sobre si hay derechos humanos de primera y de segunda: “Uganda: sin pobreza, sin SIDA, sin gays.”

En breve volveré a escribir aquí, que ya tengo unas cuantas ideas rondándome por la cabeza…

Había una vez…un circo

 

Nuestras Ilustres Señorías han modificado la Ley Electoral, no –por mucho que se desgañite Rosa Díez– para cambiar el curioso sistema que hace que el PNV tenga el triple de diputados que IU con la tercera parte de los votos, sino para añadir una serie de supuestas restricciones para mejorar el “juego limpio”. Tendremos tiempo para entrar en detalle; hoy hablaré sólo de una de ellas:  la prohibición de inaugurar obras o servicios públicos durante el periodo electoral, es decir, desde el momento en que se convoquen las elecciones.

Esto está bien, me dirán. En principio, les diré. Porque si seguimos leyendo, la ley electoral dice “sin perjuicio de que dichas obras o servicios puedan entrar en funcionamiento en dicho periodo”. Oooooooooooooh. Mucho me temo -y ojalá me equivoque- que esto no significa menos inauguraciones, sino…el doble. ¿Cómo? Pues así:

Ejemplo número 1: inauguramos el aeropuerto sin aviones, y en un mes cuando “entre en funcionamiento” nos vamos allí y damos otro discursito.

Ejemplo número 2: inauguramos la piscina sin agua, y en unas semanas la re-inauguramos, perdón, la “ponemos en funcionamiento”.

Así que estas últimas semanas han sido un no vivir para nuestros candidatos y candidatas. En mi tierra, Pontevedra, intentaron conseguir un récord Guiness: el presidente de la Diputación, Rafael Louzán, realizó 30 actos y 15 inauguraciones en DOS días, demostrando que las diputaciones y sus presidentes sí sirven para algo. La Comunidad Valenciana no se quedó atrás: 170 actos en 15 días.  Más de lo mismo en Castilla y León, y donde quiera que miren.

Y no, no se equivoquen, esta entrada no tiene color político. Aquí aplico la frase que se corea en muchas manifestaciones en Galicia: “PSOE, PP, a misma merda é”. La traducción se la dejo a ustedes.

Y prepárense. Esto es sólo el principio.

 

httpv://www.youtube.com/watch?v=09ytcwhvgFQ

 

Jóvenes, inquietos e indignados

Hoy me han prestado una ventanita en el blog 3500 millones en elpais.com. La entrada la encontrareis allí.

100% natural

 

Hoy mi hermano me lo ha puesto fácil. Abro el enlace que me envía y sonrío.

Ya está aquí. Ya llegó. Disponible para todos los públicos – que tengan mil euritos a mano- y lo mejor de todo: garantizado y 100% natural.  No, no es un nuevo zumo de frutas, es el nuevo depósito de Catalunya Caixa, y se anuncia así: “Aprovecha la tendencia alcista de las materias primas y tendrás la posiblidad de obtener una atractiva rentabilidad”.

Toma ya. Mi traducción libre: especula con azúcar, café y maíz y fórrate contribuyendo al aumento de los precios de los alimentos para más de 1.000 millones de personas pobres. Bueno, siempre podremos decirles “¡aliméntate de la mejor rentabilidad!“. En fin. Podría ser un videojuego, pero no. Desgraciadamente, como expliqué hace unos días, es real como la vida misma.

Para los que quieran invertir su dinero -algo muy legítimo- les recomiendo algunas formas más éticas de hacerlo, como Triodos o Fiare. No le darán tanta rentabilidad económica, pero le darán mucha más rentabilidad moral: garantizan que su dinero no se utiliza para hacer hijoputeces y enriquecer a cuatro capullos. Y eso no tiene precio.