La decencia

La decencia

decencia (Del lat. decentĭa).

1. f. Aseo, compostura y adorno correspondiente a cada persona o cosa.
2. f. Recato, honestidad, modestia.
3. f. Dignidad en los actos y en las palabras, conforme al estado o calidad de las personas.

Mientras Sánchez Gordillo atiende sin cesar a medios de comunicación y acapara titulares por asaltar supermercados y tomar una finca, cual Curro Jiménez contemporáneo, hay un grupo de hombres y mujeres buenos que se rebelan en silencio y sin cámaras ante otra injusticia, tan silenciosa como ellos. Una injusticia cobarde, indecente, que condenará a cientos de miles de personas en nuestro país a la enfermedad y la pobreza.

Esas personas son médicos, enfermeros y  enfermeras, personal administrativo y de servicios sanitarios que se niegan a acatar una norma injusta que vulnera los fundamentos éticos de su profesión: la supresión de la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares.   Estas personas decentes han decidido honrar el juramento hipocrático, el que dice  que la salud y la vida del enfermo serán las primeras de sus preocupaciones, y que no permitirán que entre su deber y su enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase.

Y ante este elogiable (y extraño en estos tiempos) ataque de decencia, los estamentos se rebelan.  El Consejo de Enfermería les avisa de que tratar a los inmigrantes es inviable jurídicamente. El Ministerio de Sanidad les amenaza con sanciones administrativas. (Les recuerdo que el Ministerio lo dirige este el mismo partido que aplaudía la objeción de conciencia de los profesores frente a la Educación para la Ciudadanía.)

Los editores del blog 3500 millones están impulsando una iniciativa para que los ciudadanos podamos mostrar nuestro apoyo a estos profesionales. Para que sepan que no están solos. Para que sepan que hay más personas decentes que les aplauden y les agradecen el acto de valentía y dignidad, esa luz en la oscuridad moral de nuestros tiempos. Yo ya la he firmado. Hazlo tú tambien.

 

 

2 Comentarios

  • cheap wedding bands on Jan 04, 2014

    I don’t make it a habit to make comments on many articles, but this one deserves attention. I agree with the data you have written so eloquently here. Thank you.

  • Alberto on Aug 11, 2012

    Como poco (y por ser cortés) veo de mal gusto la comparación entre el golpe de efecto mediático conseguido por el Sr. Gordillo y el SAT, para denunciar la pobreza en el país, normalmente silenciada e ignorada por los medios (de la cual ya habla la ONU), y entre la labor silenciosa del personal sanitario hacia los inmigrantes ilegales.
    Ambas labores son loables.
    La diferencia está en que unos se hartaron de ser silenciosos.
    La diferencia está en que ya está bien de las injusticias y va siendo hora de hacer ruido y hacerse notar.
    Según Vd. insinúa, parece que dejar de ser lanar y pasivo deslegitima, reconsidérelo.
    Al menos la próxima vez que quiera alabar a alguien piense en que no es necesario hacer insinuaciones falaces sobre otras personas que también tienen buenos fines.

Deja un comentario