No me gusta que al partido te pongas la minifalda

No me gusta que al partido te pongas la minifalda

No, no voy a hablar del 0-1. He vuelto zen de 10 días en Japón y me he propuesto mantenerlo. Desde que he llegado, las noticias que se ven son fútbol, fútbol, fútbol y no se qué de una huelga general. Las que no se ven os las cuento mañana.

Pero ahora hablabamos de fútbol. Y hablar de fútbol es hablar de cerveza.  Es como las palomitas y el cine, o el gin & tonic.

En Holanda como en España, durante una competición de fútbol las empresas de cerveza regalan materiales de propaganda -merchandising en coolñol- como camisetas, “aplaudidores” (!!), gorras, gorros y todo tipo de accesorios.

Pues bien, Bavaria, marca de cerveza más conocida en Holanda que fuera, regalaba unos fantásticos vestiditos naranjas al comprar sus cervezas. Y a 36 chicas se les ocurre ponérselas e ir al estadio de a animar a la selección naranja contra Dinamarca. ¿Por supuesto? acaban interrogadas por la policía:  la  FIFA las expulsó a mitad de partido acusándolas de publicidad encubierta porque la cerveza oficial es Budweiser (y sus marcas como Brahma). Pero eso no es todo: la FIFA manifestó que las mujeres fueron “utilizadas como un instrumento para una emboscada mercadotécnica”.  Claro, porque las mujeres somos imbéciles.   Y no digo nada de los fantásticos y machistas titulares de la prensa sobre la noticia: “Expulsan a 36 bellas holandesas…”, “Tarjeta roja a 36 atractivas chicas” y demás lindezas. No sé a cuantos atractivos hombres habrán echado de los partidos hasta ahora.

Ya lo sabíamos, pero esto nos da otra prueba de quién manda aquí: el mercado. Por encima de cualquier derecho, incluido el de ponerte lo que te dé la gana. O el de abrir tu negocio: los bares locales de los alrededores de los estadios están reservados en exclusiva para que sólo puedan venderse Coca-Cola,  McDonalds y pos supuesto, Budweiser.

Ah, por cierto, los vestidos NO llevaban de manera visible el nombre de la marca holandesa.  Y aunque la llevasen. En fin. Por si acaso, beberé albariño durante el próximo partido. De eso no creo que haya en Sudáfrica.

4 Comentarios

  • javier Noriega Donado on Jun 18, 2010

    Me temo que estás equivocada. Finalmente se demostró que tan sólo dos de ellas eran holandesas. El resto eran sudafricanas, contratadas a través de una agencia de publicidad.

    Todos (y todas) sabían perfectamente qué estaban haciendo. De hecho, la FIFA ha emprendido acciones legales contra la marca de cerveza, y no contra ellas.

    Saludos.

  • Periodistaenbabia on Jun 17, 2010

    Hombre, es que Budweiser paga la fiesta… De todas formas coincido con Andr. Una buena forma de colar tu publi en un sitio donde se supone que no puedes anunciarte es vestir a toda la afición holandesa con tu marca. Las chicas no tienen la culpa, pero la triquiñuela se las trae…

  • andr on Jun 16, 2010

    No regalaba nada, porque la cervecera holandesa aprovechó la ocasión para ganarse publicidad pagando a aficionadas africanas para que parecieran holandesas .

    Por cierto, las firmas publicitarias firmaron un contrato de exclusividad y dentro de ese contrato de exclusividad se incluye que sólo se puedan anunciar esas empresas punto.

Deja un comentario