Archives

Tagged ‘Mujeres‘

Especismo

httpv://www.youtube.com/watch?v=cG8yZeio4ls

La iniciativa “Algo más que un regalo” es muy sencilla: puedes regalar simbólicamente (subrayo lo de simbólicamente) una cabra, tres cerditos, un kit sanitario, una bici,  o un burro, que en realidad son un donativo a Intermón Oxfam y sus proyectos de desarrollo. A mi me parece una iniciativa original, simpática, y un regalo útil en estos tiempos en los que tenemos de casi todo, pero imagino también que a otras personas les parecerá una chorrada. Podéis ver el vídeo y juzgar vosotros.

En fin. Que llevamos varios años “vendiendo” cerdos, pollitos y burros para Navidades, cumpleaños, bodas, bautizos y comuniones sin mayor novedad. Hasta que ayer mi compañera Belén me reenvió una acción de protesta de la asociación pro defensa de los derechos de los animales AnimaNaturalis, que acusa a Intermón Oxfam de promover el especismo.

Hmmmmmm, promovemos muchas cosas, pero ¿el especismo?. Colorada por mi ignorancia, corro a la RAE y no encuentro nada, pero Wikipedia no me falla: el especismo (o especieísmo) es discriminar moralmente una especie animal sobre otra. Tipo racismo o sexismo, pero con especies.  Siempre según Wikipedia “la representación más común del especismo es el antropocentrismo moral, es decir, la infravaloración de los intereses de quienes no pertenecen a nuestra especie animal homo sapiens.” Vale.

Animanaturalis considera que Intermón Oxfam trata a los animales como “meras máquinas de producción de descendencia (sic), de carne, de leche, de huevos, de trabajo esclavizado”. Madre mía. Menos mal que los cerdos y las gallinas son simbólicos. Los que no son simbólicos son los pollos de Augusta, una de las mujeres que se beneficia del programa de microcréditos de Intermón Oxfam en Tanzania. Augusta cree que “producir pollo es una muy buena alternativa para no depender tanto de la agricultura, porque el clima está cambiando. Ahora tengo pollos y, por lo tanto, beneficios todo el año, ya que cuando lo necesito, vendo algunos y compro comida”.  Con su crédito ha conseguido construir un gallinero de ladrillo con techos de zinc, que ha reducido la mortalidad de sus pollos e incrementado sus ingresos, y gracias a ello Augusta se está construyendo una pequeña vivienda de ladrillo para ella, sus tres hijas y sus nietos.

Estos son pollos de verdad, y me huelo que esto sí debe ser promover el especismo, y a lo grande.

Si quieres ayudar a otras mujeres como ella, hazlo aquí.

Y por supuesto, si quieres protestar contra Intermón Oxfam hazlo aquí.

i love su

Hace casi dos semanas que no escribo en el blog, aunque he escrito miles de post en mi cabeza. Viajes, trabajo, cansancio…cosas que prefiero no compartir con vosotros, y que seguro que vosotros también preferís que no comparta.

Y en estas dos semanas han pasado muchas cosas:  Obama perdió el Congreso;  el Papa visitó España (y yo le vi -papamóvil y todo- en Barcelona); Trinidad Jiménez se enfrentó -muy mal- a las tropelías de Marruecos; en la campaña catalana cada día dicen una burrada mayor sobre los inmigrantes (la de Duran i Lleida hoy no tiene pérdida). Y por si fuera poco, va hoy Fernando Alonso y deja escapar el Mundial. En fin, un panorama bastante deprimente.

Así que he decidido no escribir sobre nada de esto. Vamos a hablar de cosas bonitas, maldita sea. Me he puesto el “Walk On” de U2 para celebrar una de las mejores noticias de los últimos años, la liberación de Ang San Suu Kyi, que lleva mucho tiempo en el top de mi lista de mujeres valientes.

Le concedieron el Nobel de la Paz por ser “un extraordinario ejemplo del poder de los que no tienen poder”. Ella lucha con su sonrisa y sus flores en el pelo contra grises generales uniformados, como esas hierbas que de repente nacen entre las grietas del asfalto para hacernos saber que hay esperanza, a pesar de todo, a pesar de todos: del Tea Party, de los políticos españoles, de los militares marroquís, del Vaticano, de Vettel.

Así que llevo dos días poniéndome CNN+ para ver las noticias sin parar, para verla a ella, para sonreir con ella.   Como dice Bono, “what you got they can’t steal it, they cannot even feel it: WALK ON“.

Nosotros caminaremos contigo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=MYRXnjdgnR8

Mi vida sin Paul

Cuando me lo contaron esta tarde no me lo podía creer.

Ha muerto el pulpo Paul.

Entiéndanme, yo soy gallega, y lo del pulpo lo llevamos pegadito con ventosas en el alma. Por no hablar de los mejillones que a Paul tanto le gustaban.

Así que desde que me dieron la noticia no he dejado de preguntarme por qué. Por qué ahora.

¿Será por las declaraciones del personaje vallisoletano? ¿Será por las “nohaygüeverías” de Pérez Reverte? ¿Será por las 58 mujeres que ya han muerto este año por la violencia machista? ¿Será por la supresión del Ministerio de Igualdad?

¿O quizá tiene que ver con que el Gobierno haya recortado la ayuda al desarrollo en 900 millones de euros, y ahora el PP sugiera añadir al recorte 200 más?  O porque la farmacéutica GlaxoSmithKline se vaya de rositas con una acuerdo de 750 millones de dólares para zanjar un litigio por comercializar medicamentos de dudosa calidad, producidos en una planta contaminada.

O a lo mejor tiene que ver con que su adorada y admirada España,campeona del mundo, se resista a reducir las cuotas de captura de sus amigos los  atunes rojos.

No lo sé. Pero visto lo visto, y teniendo en cuenta que el amigo Paul no tenía uno, ni dos, sino tres corazones, creo que podemos concluir que se ha muerto de asco.

Te echaremos de menos, compañero.

Por qué necesitamos un Ministerio de Igualdad

Por personajillos como él. No hay perdón que valga. Es inaceptable que un cargo público haga este tipo de declaraciones. Cuánto camino nos queda.

httpv://www.youtube.com/watch?v=8y82BKPLgf4

Valiente

Cuando me levanté no estaba, y la eché de menos. Sin ella las tostadas saben a copos de avena.

Quedan pocas periodistas valientes, y ella lo es. No soy fan de mucha gente, pero sí soy fan suya.

Me imagino que estará a punto de tener a su bebé. Que vaya bien, vuelve pronto, y sirva este pequeño homenaje que me ha enviado mi hermano.