Activismo

Activismo

El pasado 4 de Octubre mi querido Malcolm Gladwell publicaba en el New Yorker un artículo titulado “Small Change. Why the revolution will not be tweeted.”  Y se lió parda.

Os recomiendo su lectura, pero en resumen, Gladwell compara en un su artículo el activismo digital de nuestros días con las campañas por los derechos civiles  de las personas negras en EEUU en los años 60.  Su conclusión: a pesar del entusiasmo que genera, el activismo de las redes sociales se basa en lazos débiles entre las personas, requiere poco esfuerzo y poco compromiso y por tanto no puede provocar la verdadera “revolución”  que provoca el activismo de “alto riesgo” que implica un mayor esfuerzo y compromiso.

Creo que tanto Gladwell como yo somos demasiado viejos para hablar de esto. Nosotros no somos nativos digitales, y teniendo un hermano que sí lo es, os garantizo que las maneras de relacionarse, y la fortaleza de esas relaciones, son mucho mayores de lo que yo puedo concebir.

Creo que nadie es tan ingenuo como para pensar que Facebook o Twitter por sí solos no van a conseguir cambios políticos revolucionarios, ello no significa que los cambios políticos no se vean afectado por estas redes. A los pocos días de leer este artículo, y las decenas de reacciones airadas que inspiró, me encontré con la noticia de que GAP retiraba su nuevo logo ante la presión de las redes sociales.

Algo fundamental para mí es que las redes permiten aumentar la participación, y democratizar el activismo. Exigen menos esfuerzo, sí, pero seamos realistas:  las personas que tienen la valentía para arriesgar su integridad física o su vida por sus creencias son una minoría. Y no pasa nada, es muy respetable. No todo el mundo quiere ser un héroe, y no todo el mundo tiene que serlo, pero todo el mundo puede aportar su granito para cambiar las cosas. Aunque sea haciendo un click.

Se lo digo yo, que trabajo en un sector donde el apoyo ciudadano, con una firma, una foto, una carta, es el que nos permite conseguir cambios en las vidas de las personas cada día.

httpv://www.youtube.com/watch?v=CLbdPd5ffwc

7 Comentarios

  • Juan Andres Milleiro on Oct 22, 2010

    Sí, sin duda. ¿Cuánta gente fuera del rollo ONG se enteró? Yo me enteré el Jueves en el concierto de Los Planetas y porque vino Paloma…

    ¿Qué motivación deben tener la gente de fuera de las ONG para asistir? Quizá hay un enfoque demasiado amplio en cuanto a las exigencias y a los objetivos, no se enfoca bien en la manera de comunicar y llegar a un público joven… ¿Alguien ha preguntado a nuestra juventud qué piensan y cómo se movilizarían?

  • mille on Oct 22, 2010

    Yo también estuve en la mani de Madrid, más de los mismos. Le doy la vuelta a tu reflexión: ¿cuál es el objetivo del día contra la pobreza? ¿Es una manifestación la herramienta adecuada? Aunque la respuesta sea sí (aunque yo creo que no: ¿es movilizador el lema de la mani? ¿cuanto la hemos promocionado ‘fuera del sector’? En este caso creo que nos toca hacer autocrítica más que crítica externa…

  • juan andres milleiro on Oct 22, 2010

    María,

    Yo cada vez creo más de que quizá el problema también está en cómo reivindicamos las cosas. ¿Siguen funcionando las manifestaciones para algo? ¿Y las huelgas generales? ¿Sirve de algo el modelo de salir a hacer la macarrada de turno con los piquetes? Creo cada vez más que el modelo actual no funciona con las nuevas generaciones y parte de culpa es del modelo.

  • Maria on Oct 22, 2010

    Y cuando hacemos una mani Pobreza Cero, como el fin de semana pasado? no sé en Madrid pero en mi tierra (La Rioja) fue triste, cuatro y el de la guitarra. Están todos/as esos/as twiteros apoyando desde sus ordenatas via facebook? Porque a mi que tampoco soy nativa digital, no me llegó su apoyo. Sí, pueden mover masas para cambiar un logo, para organizar una macro fiesta etc,etc. Pero donde están cuando se trata, no ya de ser héroes o heroinas, sino de dar un poco de calor y apoyo a quienes si salimos a la calle y trabajamos por otros. Que estamos ya cansados/as de vernos la misma gente en todos los actos y de que nos digan que gente como nosotras hace falta, pero yo no quiero saber nada.
    Es cómodo mover masas desde el ordenata en casa, pero no creo que llegue a alcanzar el nivel de revolución; supone un ligero y mayor esfuerzo MOVERSE en favor de otras personas que lo pueden necesitar.

  • juanan on Oct 21, 2010

    Ah, y por cierto, dicho el otro día en CNN+ por Felipe González: http://juanandres.milleiro.com/nuevos-poderes/

  • juan andres milleiro on Oct 21, 2010

    Al respecto de la polémica de Malcom Gladwell, Biz Stone (creador de entre otros Twitter o Blogger) le ha respondido: http://www.theatlantic.com/technology/archive/2010/10/exclusive-biz-stone-on-twitter-and-activism/64772/

    Sinceramente… a todos nos costaría pensar en un 23F vía Twitter, pero ahí tenemos casos como el del terremoto de Chile, atentados y sucesos donde Twitter ha sido un arma fundamental, ahí tenemos a Yoani Sánchez esquivando la censura desde Cuba…

    Sin duda alguna hay pasos enormes por dar en la transición del online al offline, y ahí Barack Obama supo dar en el clavo. En las elecciones del ‘No a la guerra’ fue clave el SMS, veremos Twitter en las próximas generales… en el caso de las Primarias de Madrid fue increíble el seguimiento, llegando media hora antes los resultados en Twitter que en los medios tradicionales o incluso online, con gente tuiteando desde sedes socialistas de muchos pueblos.

    Y sobre el tema de GAP a mi me huele a chamusquina del tipo “Vamos a crear un caso de éxito en redes sociales diciendo que lo han conseguido” : http://www.antonio-delgado.com/2010/10/nuevo-logo-gap/

Deja un comentario