Activismos

Activismos

 

Ayer mismo Gonzalo Fanjul mencionaba este blog en su nuevo blog 3.500 millones, y lo describia como un “blog activista”. Me sentí agradecida y honrada, pero en ese mismo instante una extraña sensación comenzó a recorrer mi cuerpo. ¿Activista? Madre mía. Cuando empecé a escribir mi única intención era tener un lugar donde compartir mis cabreos con el mundo,y resulta que ahora hay gente que espera encontrarse con un blog activista. Socorro.

Así que por una vez dediqué el domingo a pensar, y aquí tenéis un post que pretende hacer honor a la descripción de Gonzalo. Si os gusta, agradecédselo a él.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

¿Qué es el activismo? – dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. Pues la RAE, que siempre tiene unas definiciones de lo más sosas, dice que el activismo es la “Estimación primordial de la acción” (umpf!) y la “dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública”. Pelín desfasada, diría yo. Veamos ahora los principales tipos de activismo, o al menos los que a mi se me vienen a la cabeza a golpe de domingo. 

Empecemos con el que mejor conozco: el clicktivismo.  Con sólo un click añades tu firma a una petición a alguien sobre algo. A algunos les parece demasiado fácil y demasiado cómodo. Pero funciona, se lo digo yo, sobre todo si se combina con una buena estrategia de campaña.  Que España cuente hoy con una ley que regula las exportaciones de armas se debe en gran parte a las 150.000 firmas que llegaron al Congreso para apoyar esa petición. Si este es tu tipo de activismo, suscríbete a Avaaz, monta tu propia petición en Actuable o apoya las de tu ONG favorita.

Sigo con el activismo desde casa, pero éste necesita un grado de conocimientos informáticos algo mayor, sin duda bastante mayor que el mío. Es el hacktivismo, cuyo máximo exponente son los ataques de denegación de servicio o DoS, que Anonymous ha puesto tan de moda. En una frase, se trata de que muchos ususarios se conecten al mismo tiempo a una determinada página web, provocando que el servidor en el que esa página está alojada se sobrecargue y no pueda seguir prestando servicios, dejando la página fuera de servicio durante horas. (Nota: se admiten correcciones, esto no es lo mío).

Después tenemos el activismo de cacerola.  Según Wikipedia, “la característica que le distingue de otros tipos de protesta radica en que los manifestantes manifiestan su descontento mediante ruido acompasado, a una hora acordada de antemano (…) y blandiendo rítmicamente los objetos que tienen a mano“. En general se usa contra una medida o para pedir a responsables políticos que se vayan a tomar viento. Este activismo nació en América Latina y vivió su apogeo durante el tristemente célebre corralito de 2001 en Argentina, pero se ha exportado con éxito a otros lugares.

Y no voy a olvidarme del activismo de toda la vida, el de pancarta y manifa. Qué os voy a decir que no sepáis ya sobre este clásico que nunca pasa de moda. Lo mejor: su polivalencia, sirve igual para apoyar a Garzón que para reclamar derechos laborales, celebrar el orgullo gay o rebelarse contra la pobreza. ¿Lo malo? Que o consigues que vayan al menos unos cuantos miles de personas o es una estampa de lo más triste, que podría incluso perjudicar la causa.

Y si ya no eres tan joven y revolucionario, y además no tienes con quién dejar a los niños, no te preocupes: para ti también hay una opción: el activismo familiar. Ideal para reclamar la abolición de asignaturas o la protección de los nasciturus. El mejor escenario: la plaza de Colón en Madrid. No olvides abrigarte y llevarte los prismáticos para no perderte las actuaciones de Kiko Argüello en el escenario .

Y he dejado mi favorito para el final. Lo descubrí hace tan solo unos días gracias a las amigas de Universo Vivo; es el artivismo, que como su propio nombre indica combina lo mejor del arte y el activismo, abriendo posibilidades originales e infinitas, como la rumba del banquero en el Banco Santander de Sevilla. Os dejo con ella.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Wv5dh8v7mDs

3 Comentarios

  • Mercedes on Apr 02, 2011

    La foto del Orgullo me trae recuerdos. Fue el año de la visibilidad lésbica, me tocó coordinar la 3ra pancarta, la de V de Visibles… Después decidí retirarme de ese tipo de activismo pero fueros unos meses muy buenos la verdad, trabajando con mujeres estupendas. Todo activismo sirve en mayor o menor medida. Ahora practico más el clicktivismo, en fin…

  • Encina on Mar 10, 2011

    Pues a mí me encanta el activismo de ir por la vida diciendo lo que una piensa, como haces en tu blog. En cualquier momento, cuando cada quien lo vea oportuno. Estoy cansada de oir estupideces en las tertulias, en los cafés, en el metro… y de callarme.

    Me reafirmo en esto después de haber leído hace un ratito una frase tan lúcida como cualquiera de las que dejó escritas Audre Lorde: “Nuestra educación nos ha enseñado a tener mayor respeto al miedo que a nuestra propia necesidad de hablar y defininirnos, y mientras aguardamos en silencio a que al fin se nos conceda el lujo de perder el miedo, el peso del silencio nos va ahogando”.

    Yo ya me cansé de tanto silencio y ahora hasta llamo a las tertulias de la radio. Quien me ha visto y quien me ve…

    Besos.

Deja un comentario