Había una vez…un circo

Había una vez…un circo

 

Nuestras Ilustres Señorías han modificado la Ley Electoral, no –por mucho que se desgañite Rosa Díez– para cambiar el curioso sistema que hace que el PNV tenga el triple de diputados que IU con la tercera parte de los votos, sino para añadir una serie de supuestas restricciones para mejorar el “juego limpio”. Tendremos tiempo para entrar en detalle; hoy hablaré sólo de una de ellas:  la prohibición de inaugurar obras o servicios públicos durante el periodo electoral, es decir, desde el momento en que se convoquen las elecciones.

Esto está bien, me dirán. En principio, les diré. Porque si seguimos leyendo, la ley electoral dice “sin perjuicio de que dichas obras o servicios puedan entrar en funcionamiento en dicho periodo”. Oooooooooooooh. Mucho me temo -y ojalá me equivoque- que esto no significa menos inauguraciones, sino…el doble. ¿Cómo? Pues así:

Ejemplo número 1: inauguramos el aeropuerto sin aviones, y en un mes cuando “entre en funcionamiento” nos vamos allí y damos otro discursito.

Ejemplo número 2: inauguramos la piscina sin agua, y en unas semanas la re-inauguramos, perdón, la “ponemos en funcionamiento”.

Así que estas últimas semanas han sido un no vivir para nuestros candidatos y candidatas. En mi tierra, Pontevedra, intentaron conseguir un récord Guiness: el presidente de la Diputación, Rafael Louzán, realizó 30 actos y 15 inauguraciones en DOS días, demostrando que las diputaciones y sus presidentes sí sirven para algo. La Comunidad Valenciana no se quedó atrás: 170 actos en 15 días.  Más de lo mismo en Castilla y León, y donde quiera que miren.

Y no, no se equivoquen, esta entrada no tiene color político. Aquí aplico la frase que se corea en muchas manifestaciones en Galicia: “PSOE, PP, a misma merda é”. La traducción se la dejo a ustedes.

Y prepárense. Esto es sólo el principio.

 

httpv://www.youtube.com/watch?v=09ytcwhvgFQ

 

Un Comentario

  • Chispa on Apr 07, 2011

    Non ,me compares os deputados de IU cos do PNV, querida prima compárame os deputados que ten PSOE e PP en compración ao resto, porque Castela-León, por exemplo con menos poboación que Galiza ten máis deputados. Se o Estado Español fose unha única circunscripción o PP e o PSOE terían menos deputados, o BNG pasaría de 2 a 3 ou 4, outros partidos minoritarios terían máis representación.

Deja un comentario