No es país para líderes

No es país para líderes

 

 

Leo la crónica de Juanlu Sánchez sobre la primera reunión del #25S y pienso: otra vez. Otra vez se abalanzan y neutralizan una iniciativa, esta vez acusándola de “poco horizontal”.

No sé ni me importa quienes constituyen la plataforma En Pie, que convocó “Ocupa el Congreso” para el día 25 de Septiembre. Ni siquiera sé qué proponen exactamente. Pero sí me importa, y mucho, la alergia que existe en este país al liderazgo. Y me importa porque sin verdaderos líderes en todos los sectores de la sociedad jamás avanzaremos de forma sostenible como país. No se salva nadie, de ninguna ideología: hemos convertido en deporte nacional machacar a cualquiera que destaque o intente liderar algo.

Y me pregunto por las razones de este odio al liderazgo en un sector tan necesitado de ello como el del cambio social. Me pregunto por qué el movimiento #15M (si es que puede hablarse de ello como un algo homogéneo) ha frenado cualquier atisbo de liderazgo en sus filas. Quizá el problema tiene que ver con la palabra, al no entenderse la diferencia entre el liderazgo institucional y el liderazgo individual. El liderazgo institucional tiene que ver con jerarquías, rangos y poder. En sus peores versiones puede ser autoritario y dictatorial. ¿Puede que el rechazo absoluto a esos conceptos, asociados con el sistema político actual, sea la causa de la mencionada alergia al liderazgo, y la obsesión con la horizontalidad (aunque ésta no sea tal en muchos casos)?

O a lo mejor, como me comentaban ayer dos amigas, viene de un sistema educativo que fomenta la competitividad y el listo-tonto, y en el que a los que sacan buenas notas les pegan o les tiran a la fuente, dándoles un mensaje claro: no destaques.

No lo sé. Lo que sí sé es que el liderazgo es imprescindible para los cambios sociales. Un líder social es una persona con visión y motivación para perseguirla, y además una persona íntegra, honesta, con la empatía y la valentía necesarias para luchar por un mundo mejor para todos. Las hay, pero no son muchas. Y parece que eso, en este país, duele.  Si en las filas de nuestra sociedad existe algún Martin Luther King, alguna Aung San Suu Kyi, o algún Nelson Mandela, no se preocupen, no les conoceremos. Ya se encargarán algunos de callarles la boca y recordarles que no representan al pueblo.

Y me da pena, mucha pena, porque necesitamos a esos líderes. Y están ahí, yo conozco a algunos y a algunas, y tú también. Están en sus casas, con ganas de hacer realidad esa visión, pero con miedo a hablar, a salir a la luz, porque saben que cuando lo hagan muy probablemente van a destrozarlos. Con muchos ya lo han hecho.

Que no, que no, que no nos representan” cantamos muchas personas como yo en las calles en las semanas que siguieron al #15M. Lo que era un movimiento ciudadano, inclusivo, emocionante, se ha convertido en otra cosa. Y lo que me pone muy triste, año y medio después, es que siento que esa cosa a mí tampoco me representa.

El artículo que provocó esta entrada:

El #25S se reinventa para corregir sus pecados originales, por Juanlu Sánchez.

8 Comentarios

  • Xavier on Dec 09, 2012

    No es país para estadistas…
    http://rojotransitorio.com/2011/09/27/lo-urgente-y-lo-importante/

  • Capo on Aug 29, 2012

    Entiendo y comparto una parte importante de lo que dices. Sin embargo, también hay algo en lo que no estoy muy de acuerdo. Sí que tengo la impresión de que, a día de hoy, en el sector social, existe cierta obsesión con lo horizontal y cierta presunción de que todo lo que se salga de lo asambleario es malo. Eso creo que lo compartimos.

    La parte que no comparto de tu análisis es la de que la causa sea una cierta inclinación cultural española. Si piensas en el sector social español hace sólo tres o cuatro añitos (antes del 15M y de la crisis) y piensas, en particular, en la organización en que nos conocimos, estarás de acuerdo conmigo en que se trataba de una organización bastante vertical, bastante representativa de las aspiraciones del sector social en aquel momento y bastante líder.

    ¿Y recuerdas lo que se decía sobre las organizaciones “horizontales”? El mantra fue siempre que lo horizontal no funciona, que las arquitecturas verticales basadas en el liderazgo son más eficaces. Hasta se utilizaba como argumento para explicar porqué la organización era una fundación y no una asociación.

    No creo que el problema en España sea que culturalmente rechacemos el liderazgo. Creo que el problema es que nos lideran mediocres y que las estructuras que hemos creado dificultan la rotación de los puestos de poder.

  • Alicia on Aug 28, 2012

    Hola, me ha gustado mucho tus reflexiones.comparto tus ideas. Conoces la propuesta de Julio Anguita y el Frente Cívico? Creo que te gustará.

  • Miss Depp on Aug 28, 2012

    (Mmmm…). Cuando era más pequeña que un botón, en mi clase la lideresa era alta, guapa, inteligente, sacaba buenas notas pero era envidiosa de naturaleza, y nos hacía la vida imposible. No sé cómo va el tema de los liderazgos en otros países, sí se que en la sociedad con la que he elegido convivir hay ciertos deportes nacionales que venimos heredando de carencias que no se trabajan en los colegios, como es la inteligencia emocional. Hasta que no se trabajen esas carencias será dificil tener líderes de verdad, de los que nacen y no se hacen. Dos mundanales ejemplos, Pep Guardiola (criticado por unos como ñoño e hipócrita) y Mourinho (criticados por otros por arrogante y soberbio), ¿a quién prefieres? ¿y por qué?.
    Se me ocurre otro mundanal ejemplo sacado de la red social facebook, sobre a quién sueles poner un “me gusta” y a quien le pondrías “no me gusta”, ¿y por qué?.
    Y mientras vamos madurando como sociedad…Del anterior ejemplo, yo me quedo con el más guapo ;o)

    ¡Gracias Irene por regalarnos reflexiones!

  • mille on Aug 27, 2012

    Gracias por vuestros comentarios. Tu opinión me parece muy razonable, Fict, podría ser como dices. Pero creo que el #15M tiene que evolucionar: año y medio después estamos peor de lo que estábamos, o no?? Hay que hacer un poco de autocrítica, y pensar en estrategias, y el liderazgo personas me parece imprescindible para construir algo que funcione a futuro. Yo creo que si se siguen “canibalizando” las iniciativas pasará lo mismo que ha pasado hasta ahora: poco. Lo decía Einstein, si quieres conseguir otros resultados tienes que hacer las cosas diferente…

  • Fict on Aug 27, 2012

    Creo que la cuestión no es quien lidera o deja de liderar. Si el 25S hubiese sido convocada de forma inclusiva y depurada conceptualmente no habría suscitado tantas dudas, sino muchas adhesiones.
    Lo único que ha hecho (en mi opinión) el 15M es coger un texto improvisado y populista (por tanto fácilmente tergiversable -q si la ultraderecha, q si golpista-) con un grave riesgo de quedarse en una miniprotesta con visos de irse de las manos ( si se juntan los activistas más propicios a la “contundencia” y la ultraderecha que seguro pululará por allí, como buitres esperando que se líe) y convertirlo en algo inclusivo, que suscite menos dudas y más adhesiones.
    Presuponerle al 15M intenciones adicionales de apoderamiento me resulta difícil de creer, ya que lo primero que ha hecho es dividir el trabajo en tropecientas asambleas locales de todo el estado con el ánimo de pulir los conceptos, los lemas y los métodos que hagan de la convocatoria lo más multitudinaria posible.
    Bueno, es sólo mi opinión, pero aquí te la dejo.
    Un saludo!!!

  • E. on Aug 27, 2012

    No puedo estar más de acuerdo contigo en todo lo que planteas. Creo que en nuestra sociedad se fomenta en cierta medida la invisibilización no sólo del liderazgo individual, sino también de los conocimientos y la cultura de los propios individuos. El que destaca ya es tenido por sospechoso por el resto del grupo.

    En cuanto a los que reclaman horizontalidad, creo que son los mismos de siempre: los partidos políticos y grupos subvencionados por estos. Reclaman horizontalidad porque no pueden controlar el movimiento desde arriba, un movimiento que pone en peligro su propia razón de ser como organizaciones gestoras del descontento.

    En contraste, te puedo decir que lo que se percibe es todo lo contrario, que existe una cierta vanguardia. ¿Quién favorece esa visión? Quizás cierto elitismo, quizás cierta falta de transparencia, quizás sean aquellos que reclaman la horizontalidad.

Deja un comentario