Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido

Ayer hablé de Internet y, por primera vez,  llovieron los comentarios y los meneos. Hoy no voy a hablar de Internet, ni de la Ley Sinde, voy a hablar de una injusticia mucho más brutal que esa. Y ya veremos qué pasa.

Dentro de unos meses, en abril de 2010, se celebrarán en Sudán las primeras elecciones multipartidistas en 24 años. Sí, sí, 24 años. 19 de ellos de cruenta guerra civil entre el norte y el Sur del país que provocó 2 millones de víctimas, y los últimos 5 de frágil “acuerdo de paz”. Y lo entrecomillo porque sólo en 2009, unas 2.500 personas murieron violentamente en el sur del país, y 350.000 tuvieron que huir de sus hogares debido a esa misma violencia.

Primero se murieron en la guerra, y ahora se mueren en la paz. En el sur de Sudán menos de la mitad de la población tiene acceso a agua potable, y las tasas de mortalidad materna se encuentran entre las más altas del mundo. Hay menos de 50 kilómetros de vías asfaltadas en toda la región, que tiene una superficie similar a la de Francia. El 80% de las personas adultas son analfabetas, y uno de cada siete niños muere antes de cumplir los 5 años.  Y todo ello sin un solo comentario ni un solo meneo.

Sé que los números dicen poco. Millones de muertos, cientos de miles de desplazados…¿y qué? Por eso quiero que les veáis las caras. Las caras de Hatra, o de Yazia, o de Netifa, o de tantas otras mujeres valientes que han decidido sobrevivir al olvido. Personas que en este momento sólo aspiran a comida, agua y un techo porque, como dice mi compañero Giacomo en el vídeo, “la educación es una necesidad ya demasiado sofisticada“.

Ya, sí, pero… ¿qué puedo hacer yo? Mucho. Informarte. Ayudar. Comentar. O darle la vuelta al mundo.

Porque todos sabemos qué suelen traer las elecciones en los países frágiles: más violencia. Y eso es precisamente lo que debemos impedir.

VIDEO: Sur de Sudán, una paz incierta

Un Comentario

  • juan on Feb 28, 2010

    gracias por menear nuestras conciencias con noticias como ésta, tan diarias por desgracia como el reporte del tiempo.

Deja un comentario